Autor: Luna de Abajo

Intuiciones y memoria

El libro «Intuiciones y memoria. La poesía de Alberto Vega» tiene por objeto el estudio de la obra del poeta asturiano Alberto Vega (1956-2005), cuya trayectoria literaria se enmarca dentro de la que conocemos como «generación de los ochenta», heredera de la corriente experiencial de los años sesenta del pasado siglo xx.

Alberto Vega

Alberto Vega, poeta y editor escribió una poesía de la cotidianidad y el desencanto Alberto Vega nació en la localidad asturiana de Langreo en el otoño de 1956 y falleció en la misma villa industrial y minera el 15 de mayo de 2006 a causa de una larga enfermedad degenerativa. Fue poeta, editor, columnista de prensa y agitador cultural. Alberto Vega vivió sus 49 años en la activa y minera villa de La Felguera, en el municipio de Langreo, donde escribió sus mejores versos, cantó para los amigos las canciones de Silvio Rodríguez, Luis Eduardo Aute, Joaquín Sabina y Leonard Cohen, y dirigió el área de Cultura del Ayuntamiento. Una vida trufada de reconversiones industriales, militancia de izquierdas, desaforadas lecturas de Octavio Paz, Jaime Gil de Biedma, Ángel González y Jorge Luis Borges, y recitales poéticos con el grupo de Luna de Abajo, al que perteneció desde su fundación en 1980, convertido más adelante en editorial de poesía en la que publicó también la mayor parte de sus libros. El primero, Brisas ligeras, cargado de …

En la mejor tradición de la literatura universal

Entrevista a Ricardo Labra publicada en La Nueva España, 31/08/2016  Langreo, L. FERNÁNDEZ «Luna de Abajo», la marca del primer grupo poético en reivindicar a Ángel González, ha tirado este verano una edición simbólica de 34 ejemplares de Las estrellas muertas con el único objetivo de salvar la obra póstuma de Eugenio Torrecilla (1924-2012), el pediatra cofundador y gran impulsor desde la década de los sesenta del pasado siglo de la Tertulia Literaria de Langreo. Las estrellas muertas ha visto la luz este verano, a punto de cumplirse (a finales de septiembre), cuatro años del fallecimiento del autor de La balada del Nalón y de La vida por la letra.«Como novela, es la mejor de sus obras» y«probablemente dentro de 30 años será una referencia literaria», igual que El Gatopardo, afirma Ricardo Labra (1958), escritor langreano, autor de más de media docena de libros de poemas, otros tantos de estudios y antologías y uno de relatos breves. Colaborador de La Nueva España. Labra es además licenciado en Filología Hispánica y en Antropología Social y Cultural, y también …

Brisas ligeras

«[…] Brisas ligeras, título engañoso y excesivamente modesto, podía haberse llamado muy bien «Fuego nocturno», porque entre sus sombras —y abundan en él las sombras— crepita la llama que devora al poeta. Desvelado por frustraciones muy hondas (los sueños de la vigilia, alimentados por el ideal —esa «suelta llama del fuego» que prende en los corazones jóvenes— son difíciles de cumplir y dejan en el ánimo un regusto amargo) Alberto Vega parecía rehuir la confrontación del día y refugiarse en las tinieblas. «Y fue la noche suficiente cómplice», leíamos en el prólogo del libro, cuyo poema inicial repetía: «Vidas imposibles / cabalgando / la cintura de la noche. […]» Eugenio Torrecilla (en Memoria de la noche) Brisas ligeras es el primer libro de Alberto Vega, publicado como edición de autor en 1980. El trabajo gráfico y de imprenta que trajo consigo serviría, junto con Memoria de la noche (en el que Alberto se nos muestra como el poeta definitivo que es), de iniciación a la aventura de Luna de Abajo. De ahí que el dibujo …

El objeto se venga

(Artículo publicado en  El Cuaderno número 67 de abril del 2005, pp. 28-29) Por ASUNCIÓN HERRERA GUEVARA ¿Hay algo más irónico que hacer creer que un objeto se puede vengar del animal más racional, del animal humano? Seguramente lo haya. Pero La venganza del objeto tiene el gran mérito de contarnos, irónicamente y con sentido del humor, un relato veraz sobre la historia de un error: la historia de la humanidad es una continua muestra de la prepotencia del animal humano hacia la Naturaleza. Como bien sabe hacer Chiripa, el protagonista de nuestra novela, el hombre se pavonea, hace una vana ostentación de su dominio de la Naturaleza. La misteriosa y desconocida Naturaleza es vista como un instrumento, pero no es un instrumento cualquiera, hemos estado siglos intentado controlar el poder que tiene. En el siglo XVII ya Bacon afirmaba que la Naturaleza era una ramera a la que había que doblegar y dominar. Un relato veraz de la historia de la humanidad bien pudiera concretarse en lo que he llamado un error: la prepotencia del humano ante …

«El esperpento de la ciencia»

Por MARCELO MATAS (suplemento Culturas de El Comercio y La Voz de Avilés, 13 de diciembre de 2014) «Todo escritor que se precie de serlo sueña con ser dueño de un estilo que cualquier lector pueda reconocerle como propio, claramente distinguible de la prosa funcional que más se suele celebrar en la literatura de escaparate. La mayoría de estos escritores se conforma —y no es poco— con que el estilo que los defina se ciña a meras cuestiones formales, de manera que indagan dentro de las posibilidades lingüísticas, estructurales, espaciales o temporales del texto, pero algunos —los más osados— procuran hacerse con un mundo personal, un territorio lo suficientemente acotado y ancho que en último término sea capaz de suscitar un planteamiento moral.» [… seguir leyendo en el blog de Marcelo Matas]

La vida por la letra

Con un estilo muy lúcido y estético, Eugenio nos enseña en este libro, narrando la experiencia de los años claves de su larga vida lectora, cómo lograr que la palabra escrita, las letras que «yacen muertas» en los «amazacotados párrafos» cobren vida y nos descubran la «otra cara del mundo». «Es necesario encontrar placer cuando se derrama la mirada sobre un conjunto de signos impresos por apretados que se muestren —a veces verdaderos ladrillos tipográficos (debajo hay playas)—, y mantener ese regusto de una página a otra. Leer: seguir interesado por cada frase, tanto la principal como las que a ella están subordinadas para matizarla y ampliar su sentido, paladeando la especial construcción, el sabor y la gracia de la trama formada, y a través de los párrafos que se abarcan con delectación, ver desarrollarse el argumento que nos involucra en sus incidencias y llega a marcar, o así parece mientras no se corte la lectura, nuestro propio destino. Avezado a leer, quien posee tal hábito deja de percibir lo que está haciendo: transmigra. Y …

Angelgrafías

  Diversos aspectos se mezclan en el surco caligráfico, muchos materiales de sedimento se confunden entre las dos orillas de su trazo; la luz y la sombra, la memoria y el olvido. Calígrafos existen muy pocos, es uno de los oficios más arcaicos del mundo; de hecho la Historia comenzó en su gesto. Los materiales que utilizan los calígrafos recuerdan a los objetos totémicos que rayaron los primeros huesos y a los arados que establecieron la inicial ecuación con la tierra. Un calígrafo tiene algo de chamán danzante y de eficiente jardinero. Los calígrafos siempre fueron grandes cazadores, traían a su tribu, suspendida de un palo, la preciada bestia de la realidad, con la que alimentaban sus sueños. También fueron los constructores de un laberinto que en su desorden creó un orden fantástico —como muy bien interpretó Borges—, cuya magia aún nos gobierna: el abecedario. La caligrafía rasca la materia, busca la unión de las simetrías distantes, también su proyección por las sinuosas aguas del tiempo, que fluyen permanentemente en su trazo. Las palabras se …